Olympus E300

Olympus E-300
Olympus entrará en la historia como la compañía que introdujo un nuevo estándar de cámara en un momento en el que el mercado de las cámaras digitales daba señales inequívocas de superpoblación modificando dramáticamente el panorama en un momento en el que el resto de las compañías estaban mirándose unas a otras antes de presentar una novedad.
El nuevo estándar incluía el sistema 4:3, desarrollado por Olympus conjuntamente con Fuji y Kodak y anunciado oficialmente por primera vez en Photokina del 2002.
Olympus sacó al mercado la primera cámara con este sistema, la Olympus E-1 de 5 Megapixels, a finales del 2003
(Puede leerse un desarrollo excelente sobre el sistema Cuatro tercios en los análisis de la Olympus E1 que se hace en: Olympus-E1-review ).

La Olympus E-300 diremos que casi antes de tenerla entre las manos, lo primero que llama la atención es su aspecto diferente. Clasificada inicialmente como cámara profesional por Olympus pero extendida en un nivel de consumidor mucho más amplio, la cámara Olympus E-300 (o Evolt E-300 en el mercado americano) no es lo que estamos acostumbrados a ver en cámaras réflex semiprofesionales o profesionales, o cámaras para aficionados avanzados, llámesele como se quiera pues como hemos dicho todos estos son los rangos donde parece que puede moverse muy comodamente la Olympus E-300.

XXXLimagenUna vez en nuestras manos, nos encontramos con una cámara digital, réflex, con objetivos intercambiables, que tiene un sensor CCD de 8 megapixel, de tamaño 17.30X13.00 mm., lo que supone un factor aproximado de multiplicación de 2X. generando un tamaño máximo de imagen de 3200X2400 píxeles.

La cámara tiene todo tipo de avances a los que nos tienen acostumbrados las cámaras digitales de su estilo: desde un control de la exposición totalmente manual pasando por diversos automatismos. Velocidades de obturación con un rango entre 1/4000 seg. y 60 segundos. Así como controles de la sobre exposición, balance de blancos, flash automático y manual, en modo lento o normal, etc.

El sistema de encendido y apagado (On/Off) es una palanca situada en la parte derecha del cuerpo de la cámara y justo debajo en la parte derecha de la rueda de control de programas donde podemos poner la cámara en control Manual o con diversos sistemas de modos de prioridad de diafragma o de velocidad, además de Automático o Programa. En el dial también se encuentran varios modos prefijados de exposición.
De ellos trataremos más concretamente en páginas posteriores.


La rueda de control de programas se solapa parcialmente con la rueda de selección, que es la encargada de aumentar o disminuir el tamaño de las imágenes cuando las estamos previsualizándo en la pantalla. El botón de disparo se encuentra también, como es normal, en la parte dercha, justo encima de la empuñadura de la cámára. Dicho botón es muy suave y necesita sólo una ligera presión para realizar la toma.
En la parte de arriba del cuerpo de la cámara se ha colocado como es habitual la zapata para el flash y justo debajo e la parte trasera se encuentra el visor. El visor ocular situado en el lado superior izquierdo, está rodeado por un confortable anillo acolchado que añade confort a la visión. El encuadre que podemos observar en el interior del ocular cubre el 94% del área de la imagen. Justo al lado del ocular, se encuentra el anillo que ajusta las dioptrías y en el interior del visor se puede ver la información completa de la exposición.
En esencia, los controles de la Olympus E-300 son en general sólidos y su uso no manifiesta holguras de ningún tipo, por lo que, sin llegar a ser el todo terreno que es la E-1, los mandos inspiran confianza.
Una cosa que se echa de menos es la ausencia de pantalla LCD en la parte superior, algo que suele ser bastante normal y, por qué no decirlo, útil para conocer por ejemplo los valores de exposición que estamos empleando o que son necesarios en cada toma.
Probablemente para compensar este déficit, la pantalla trasera, HyperCristal LCD, realiza las dos funciones proporcionando una información en general clara y concisa de todos los movimientos de la cámara.
En todo caso aunque el empleo de esta pantalla puede resultar un poco desconcertante al principio y es cierto que sólo se necesitan cinco minutos para aprovechar al máximo y con rapidez todas sus propiedades, modificando a voluntad todos los parámetros por una combinación de botón y rueda, no resulta cómodo el tener que pulsar un botón y girar una rueda para modificar el diafragma o el tiempo de exposición. En este sentido nos decantamos sin duda por el sistema de las dos ruedas: una para cada función: tiempo de exposición y diafragma.
(fig. 5) A la izquierda del panel LCD cinco botones seleccionan:
el modo de flash (marcado con el consabido rayito),
el balance de blancos (WB),
el tipo y calidad de imagen,
un botón para el borrado de las imágenes (una papelera en rojo) y
la información que ofrece de cada imagen.

En el lado contrario, a la parte de la derecha del panel LCD hay cuatro botones en forma circular que seleccionan:

la compensación de exposición,
el modo de autofoco,
la sensibilidad ISO o
el sistema de medición.

El botón OK está ligeramente a la derecha y debajo.

(fig. 6)Apostando por un tamaño de cámara menor de lo que es habitual entre las de su clase, el cuerpo de la Olympus E-300 tiene un visor que no tiene prisma como habitualmente sucede en las cámaras réflex.
En su lugar, un sistema de cuatro espejos refleja la imagen adecuadamente para que pueda verse a través del ocular.
El ocular viene provisto de correción de dioptrías hasta un valor aproximado de 3, lo cual me ha permitido trabajar, muy comodamente con la cámara, sin gafas, a pesar de la miopía.

La forma tan poco habitual de la cámara debido al mencionado sistema de cuatro espejos que por cierto ha sido bautizado con el poco acertado nombre de Visor Optico Porro (TTL Optical Porro Finder, lo siento el nombre no lo hemos elegido nosotros), que sustituye al pentaprisma, unida al cuerpo de aluminio forrado de policarbonato y aluminio produce una sensación extraña al sostenerla en las manos, una sensación en absoluto desagradable. Es el tacto que produce un acabado sólido y de primera calidad
Hay que recordar que la tendencia a ofrecer un cuerpo de cámara algo menor que los que ofrecen, dentro de su misma clase, otras marcas no es algo improvisado o algo pensado exclusivamente para capturar una cuota de mercado determinada; por el contrario se instala más bien en una tradición a la que ya nos tenía acostumbrados Olympus desde los tiempos de cámaras míticas como las series OM, en especial OM-1, OM-2 o incluso OM-10. Fotógrafos de la talla de Federico Patellani y sus magníficas fotografías de viajes avalan esta trayectoria de innovación y visión particular en las cámaras Olympus.
Asímismo, el sistema de enfoque con un mecanismo flotante es suave y silencioso en todo su recorrido.
Como es habitual en las cámaras de su rango, pensadas para un usuario aficionado avanzado o incluso profesional, la imagen no se ve en la pantalla hasta después de href=“http://www.google.es/search?q=Federico+Patellani&start=0&start=0&ie=utf-8&oe=utf-8&client=fihaber sido tomada. El fotógrafo debe encuadrar a través del visor, imaginandose por tanto lo que va a suceder en el momento en que apriete el disparador. En todo caso, el sistema para ver las fotos ya tomadas en la pantalla es programable

Fuentes:
Petellani

En todo caso, el sistema para ver las fotos ya tomadas en la pantalla es programable y tiene tres opciones:

Desconectado es la opción en la que la imagen no aparece después de haber sido tomada, lo cual sirve para ganar en rapidez de ejecución y debe emplearse sin duda en momentos en los que la rapidez, la capacidad de realización de varias fotografías sucesivas muy rapidamente, prima sobre cualquier otro valor.

Visualización de 5 segs.

Suficiente para la mayoría de las situaciones, nos permite echar un vistazo a la fotografía realizada inmediatamente después de haberla tomado. Decidir si es aceptable o si por el contrario, debemos repetir la toma.
y por fin, podemos indicarle que nos muestre una
Visualizacion de 20 segs.

Naturalmente este tipo de visualización, ralentiza mucho la toma de fotografías sucesivas y sólo está pensada por tanto para aquellas fotografías muy meditadas y, probablemente, de temas más estáticos e inmóviles. Es una opción que, a pesar de su indudable utilidad en situaciones muy determinadas, va a ser muy poco empleada por los usuarios más comunes.

La cámara se vende en un kit con dos



objetivos


nuevos, Olympus ZUIKO Digital, muy asequibles:

EZ 14-45 mm; con num. f: 1/3,5-5,6
EZ 40-150; con num. f: 1/3,5-4,5
Ambos con diámetro de rosca 58.
El primero de ellos (14-45 mm) con una longitud focal equivalente (35 mm.) de 28-90 mm y el segundo un objetivo zoom más teleobjetivo 80-300 mm.
Entre los dos cubre un amplio rango de visión desde un gran angular aceptable (28 mm, el objetivo generalmente más utilizado junto con el clásico 35 mm. en situaciones de reportaje y fotografía donde la discreción y la cercanía se aúnan), hasta un teleobjetivo considerablemente largo, empleado muy habitualmente tanto en fotografía de deportes como en la caza fotográfica o la fotografía de modas.
En ocasiones se podría echar de menos una máxima abertura un punto más luminosa, pero debe entenderse que debido a la complejidad de diseño eso encarecería considerablemente el producto, como así sucede con la serie ED que además de incorporar elementos de cristal (la serie EZ no) tiene un número f:/2,8-3,5 (el Olympus ZUIKO Digital ED 14-54 mm).

Respecto a las diferentes posibilidades que nos ofrece el

Modo dial

, tenemos las siguientes:

P Program – La velocidad y la apertura de diafragma la regula la cámara en función de la luz de la escena.
(fig. 8 1) (fig. 8 2)
Datos de toma:
Modo Automático , ISO 400, longitud focal: 18 mm. Combinación diafragma/velocidad: 1/60; f:3,8
El tipo de medición de la luz fue Central Promediado y la variación en la exposición se debe a la orientación de la cámara en el momento de tomar la medición.
A Prioridad de Apertura – El usuario puede modificar el diafragma mientras la cámara gestiona la velocidad adecuada para ajustar la exposición a la iluminación de la escena.

Sensibilidad ISO 400. Longitud focal: 14 mm.; tiempo de exposición: 1/60 segundo; Abertura de Diafragma f:3,5;

S Prioridad de velocidad – El fotógrafo puede modificar la velocidad y la cámara automáticamente ajustará la velocidad a la iluminación de la escena.

Sensibilidad ISO 400; Longitud focal: 45 mm. Apertura f:5,6 Velocidad 1/40 seg. y 1/15 seg. respectivamente.
De nuevo el cambio tanto en la exposición como en la dominante de color se debe a la zona elegida para la medición.

De este conjunto es interesante destacar lo bien que resuelve la Olympus E-300 la mezcla de temperaturas de color, los diferentes colores de la luz. Asímismo es una cámara que acepta razonablemente bien los cambios de intensidad de la luz en una misma foto.

M Manual – El fotógrafo puede modificar libremente velocidad y diafragma, independientemente de la luminosidad de la escena. En este caso, un fotómetro interno indica la exposición correcta y cuanto se está desviando la combinación elegida por el fotógrafo de la adecuada.

En este caso, en la primera foto hemos optado por una exposición manual para prevenir el resplandor fuerte del fondo que puede engañar a la medición, generando una figura levemente oscura, como podemos ver en la segunda imagen que ha sido tomada con Prioridad de velocidad (Para ambas: ISO 400, long. focal 62 mm.; y 1/500 de velocidad; en el primer caso una abertura de f:13 y en el segundo caso f:16).

Otros modos de automatismo integrado en la Olympus E-300 son:

Retrato (Portrait) – Es un modo automático adecuado para obtener retratos

Paisaje (Landscape) – Modo automático adecuado para paisajes y escenas en el exterior.

Deportes (Sport) – Prioriza la velocidad de la toma y es por tanto adecuado para la fotografía de este tipo de actividades.

Nocturna (Night) – Automáticamente elige la exposición más adecuada para escenas nocturnas en el exterior.
Además de estas, las ya citadas Escenas incrementan el panorama de automatismos.
Así pues, el modo ESCENA (SCENE) permite elegir entre más de 10 modos de disparo diferentes, según diferentes criterios.
En detalle, las escenas que podemos seleccionar son las siguientes:

1. Retrato.
2. Paisaje.
3. Paisaje + Retrato.
4. Escena nocturna
5. Escena noctura + Retrato.
6. Macro.
7. Salida del sol.
8. Velas.
9. Fuegos aritificiales.
10. Documentos.
11. Museo.
12. Clave Alta.
13 Playa y nieve.
14. Deportes.

(Continua..)

Veremos ejemplos sólo de algunas de ellas.
XXXLimagenPodemos apreciar la nitidez muy adecuada de estas dos fotografías tomadas en modo Reproducción de documentos a 1/80 sec. y f:5.6 de diafragma, con una longitud focal de 45 mm y una sensibilidad de 320 ISO, el programa compensa automáticamente la exposición a un valor +0,7 pues adivina que estamos trabajando con texto, aumenta el contraste dos puntos y la Saturación en un punto (+0,7; C = +2; S = +1.)
La diferencia en la dominante de color en las dos fotos es debido a un pequeño movimiento en el punto de vista y a la incorporación de elementos de color en el encuadre. En todo caso, podría haberse corregido sin más que elegir adecuadamente el Balance de Blancos.
XXXLimagen
En el modo Macro la cámara se adecúa para tomas a distancias muy cortas, pero aquí no se magnifica el contraste o la saturación como en el caso del Modo de Reproducción de Documentos, en el que se supone un contraste elevado entre el blanco del papel y las letras negras del texto.
Esta fotografía fue tomada con luz natural a 1/10 de segundo, con una plena apertura de f:4,4 y una longitud focal de 28,0 mm. lo que corresponde a un objetivo de 56 mm. en paso universal, es decir aproximadamente una de las longitudes clásicas en la fotografía de acercamiento.
La segunda fotografía ha sido tomada con las mismas condiciones lumínicas, pero una longitud focal de 45 mm. y 1/6 de seg. y f:5,6 a ISO 200. Debemos recordar que, precisamente, 90 mm., es una longitud focal muy habitual en fotografía de acercamientoXXXLimagen
Pensado para esos lugares donde el silencio, la discreción y sobre todo la no perturbación de los materiales expuestos es algo imprescindible; en modo Museo podemos disparar con una velocidad lenta, sin que se dispare automáticamente el flash, ya que es bastante habitual la prohibición del empleo de esta fuente de iluminación para preservar las obras de arte.
XXXLimagen

En este caso la cámara ha sido empleada en este modo para conseguir una velocidad relativamente lenta:
1/10 de segundo con una apertura de diafragma de f:5,6 y una sensibilidad de 200 ISO. En esta foto puede observarse una leve vibración al haber hecho la toma con velocidad de obturación baja, 1/10 y sin apoyo de ningún estilo.
La segunda no es más que una versión algo corregida de la primera. Se ha corregido levemente la dominante y aplicado una Mascara de Contraste con valores 150 / 1,0 / 0 para aumentar la sensación de doble imagen.

En Modo Retrato

Con un enfoque manual y una exposición de 1 seg. a f: 22 la iluminación un tanto cerrada permite concentrarnos tan sólo en la cara y los ojos de la modelo.
Sobre el Modo RAW:
De entre las diferentes posibilidades de almacenamiento y archivo, el modo RAW es el más interesante de tratar:
Aquí podemos ver la pantalla con la que se inicia cuando abrimos un fichero RAW en el Pohtoshop, la cual permite modificar hasta cierto punto la exposición y algún otro factor.

Conclusión :
Como verdaderos inconvenientes deberemos citar dos:

1 – La Olympus E-300 en ocasiones tiene problemas para averiguar la exposición correcta y por eso a veces la imagen aparece, sin razón aparente, visiblemente sobreexpuesta, mientras en otros casos, la fotografía aparece con una subexposición apreciable. Es decir, nos hemos encontrado en más de una ocasión con una medición de la luz un tanto errática, sobre todo en los modos automáticos (P, A, S). En general el problema aparece cuando hay luces intensas.

2 – En condiciones de baja luminosidad, para enfocar automáticamente el sistema se apoya en destellos de flash, lo cual además de muy molesto es tremendamente lento y en ocasiones ineficaz.

Pero al margen de estas dos pegas, en general es una muy buena herramienta fotografica con la que afrontar todos los retos posibles a plena satisfacccion XXXLimagen

Alfonso de Castro – alfondc@gmail.com
http://nosolonu.blogspot.com/